Último Álbum

menu_lateral

E-mail

21 de marzo de 2010


Triste, cansado, sensible y si me apuras humillado. Es el sentimiento que entiendo que mi cuerpo y mi alma están gritando. Cuánta ilusión, cuántas ganas le pusimos a un evento no habitual en estos lares de la Rivera del Duero.

Pensado para el disfrute de mayores y pequeños, para acercar un tipo de música como es el rock, en acústico adaptado para todos los oídos. Aunque en estos momentos no importan el dónde ni el por qué realmente, pero si el como. Yo, que me siento desde hace muchos años de esta villa, sentí la dureza de la ignorancia. Hoy el músico ya no lucha con piratas ni co Don Dinero, hoy hay otro duro rival que golpea fuerte nuestros huesos, el respeto. Es imprescindible respetar para ser respetado.

 

Hoy el músico no tiene cabida entre gentes que prefieren ver pasar millones de euros detrás de un balón que escuchar estrofas y estribillos de una canción. Si claro está que cada cual es libre de hacer con su tiempo lo que le venga en gana pero luego no vengamos con el que nunca se hace nada ..

No os voy a contar cuanta gente estuvo implicada por que visto lo visto ni preocupa, ni importa, pero para mi son la razón que hace posible que no deje de hacer lo que mi corazón me dicta. Decir sin embargo,  primero que es muy difícil conseguir un lugar adecuado para llevar a cabo un evento, pero se consiguió (gracias a la ayuda de hoy por hoy un amigo y compañero), segundo: Transporte y transportados para una banda que no le ha importado venir hasta aquí para tocar ayer y los días que les han llamado para otros eventos. Tercero, los míos, técnicos de sonido y de luces para un teatro que aunque pequeño se nos hizo grande, más que un estadio y cuarto, las 25 personas que merecen el concierto que se dio para ellos por que merecen nuestro respeto.

 

Músico me considero y de esta villa me siento, pero hoy mi paso es firme cuando me alejo con el corazón triste y el alma en el fondo del Duero.

 

Gracias de corazón a tod@s los que estuvisteis allí.

 
Design by BASICO